Busca en el blog

Cargando...

Archive for octubre 2012

New York, New York


, , , ,

No comments



New York City
El último destino de nuestras vacaciones fue la ciudad que nunca duerme, la de los rascacielos infinitos, la de los innumerables taxis, sí, la misma, Nueva York.

Aquí también, con todo el dolor de nuestra alma, solo pudimos hacer un visto y no visto pero teníamos la suerte que ya conocíamos la ciudad de modo que pudimos ignorar las visitas más típicas y turísticas (no todas, algunas son un must aunque las hayas visto cincuenta veces ya) y centrarnos en descubrir nuevos rinconcitos de esta increíble ciudad.

Nueva York no te la acabas nunca, eso es así. Y como lo teníamos claro, decidimos no agobiarnos intentando verlo todo en dos días y medio y saborear cada nuevo descubrimiento.

Como llegamos justo a la hora de comer, nuestro primer destino fue The Burger Joint, una hamburguesería “clandestina”, con mucha fama (bien merecida!), que nos habían recomendado. El lugar es súper auténtico: escondido detrás de la recepción de un hotel, es un local oscuro, con la pared cubierta por las firmas de todas aquellas personas que la han visitado y han querido dejar su huella. Y sus hamburguesas…mmmmmm… buenísimas!


The Burger Joint

The Burger Joint

Con el estómago ya lleno, tiramos hacia la mitad sur de la isla, que es mi favorita: ChelseaWest VillageNohoGreenwich VillageLittle ItalyMeatpacking DistrictTribeca… no me cansaría nunca de pasearla. Si alguna vez vivo en Nueva York (ya se sabe, soñar es gratis) buscaría un apartamento bien mono en cualquiera de estas zonas. Para mí es la parte más personalizada de Manhattan: lejos de los rascacielos, con calles tranquilas y cuidadas, con pequeños negocios y cafeterías decorados con un gusto exquisito… se respira un ambiente relajado y distendido.

Chelsea, Nueva York

taxis Nueva York

Soho, Nueva York

Paseamos por el jardín/parque elevado Parque High Line, ubicado en una antigua línea de ferrocarril de la ciudad. Es muy curioso porque, a pesar de encontrarnos en medio del gran caos que es Manhattan, parecía un mundo totalmente aparte: gente tumbada en las tumbonas de madera o en el césped mismo, niños mojándose los pies en las fuentes, personas leyendo tranquilamente, otras comiendo un helado mientras escuchaban música en directo… un pequeño oasis en pleno Manhattan.

Parque High Line, NY

Parque High Line, NY
519 West 23rd Street

Al día siguiente decidimos cruzar el puente y conocer Brooklyn. No sin pasar un momento primero por el Pier 17, que también es un lugar que me gusta mucho y sus vistas al río y a Brooklyn me transmiten paz, a saber por qué…

Pier 17, Nueva York


Pier 17, Nueva York

Brooklyn no nos decepcionó en absoluto. No lo pudimos visitar todo, evidentemente, pero paseamos un poco por el Downtown y el Metrotech, por la zona residencial de Brooklyn Heights (tampoco me importaría instalarme allí una temporadita, especialmente en los edificios que tienen vistas directas al río Hudson), y por Dumbo, que es la zona que probablemente más nos gustó: de nuevo negocios pequeños de diseño minimalista, cafeterías y restaurantes cuidados hasta el ultimísimo detalle… recordaba un poco al Born de Barcelona, la verdad.

La vuelta hacia Manhattan la hicimos andando y fue una muy buena decisión porque las vistas que se ven mientras cruzas el puente de Brooklyn merecen realmente la pena. También es un paseo agradable para hacer en bicicleta pero esto lo dejaremos para nuestra próxima visita! :)

puente de Brooklyn, Nueva York

puente de Brooklyn, Nueva York


En Manhattan de nuevo, bajamos hasta el extremo de la isla, donde hay un paseo totalmente recomendable. Al lado del Battery Park, a mano derecha, hay un camino de madera, que bordea el río, muy agradable y con un montón de gente paseando, patinando, yendo en bici o haciendo footing.

Battery Park, Nueva York

mall, Nueva York
El centro donde desemboca el caminito
La última mañana la aprovechamos para hacer un poco de shopping. De hecho, prácticamente no compramos pero fuimos entrando en las diferentes tiendas de la 5th Avenue y nos paseamos por Times Square. Al mediodía cogimos un autocar hacia Boston y, dos días más tarde, un avión que nos llevaría de vuelta a nuestra realidad. 

Nueva York

Nueva York

Nueva York

Nueva York

No me he podido resistir... siempre emociona ver cosas de casa cuando estás fuera, no?

...and Boston


, , , , ,

No comments


Boston
Boston. Boston fue la siguiente parada del viaje. Ahí sí que pasamos más días y, de hecho, mi hermano se quedó. Ya había comentado en algún post anterior que este año empezaba la universidad y que estudiaría en EUA, y la ciudad escogida fue Boston.

Boston me sorprendió muy positivamente. A pesar de no llevar una idea preconcebida, pensaba que sería una ciudad que pasaría sin pena ni gloria pero me equivoqué. Mucho. Es una ciudad preciosa donde se respira bienestar y calidad de vida (el hecho de que fuera verano y la temperatura ideal, seguro que ayudó, lo sé, porque no tengo tan claro que en invierno, cuando el termómetro marque bajo cero, sea tan agradable). Las casas son de estilo más europeo, no hay grandes rascacielos (alguno hay pero casi todos concentrados en la zona financiera), está repleta de espacios verdes y ves un montón de gente haciendo footing al lado del río. El ritmo es pausado y tiene estudiantes para dar y vender; se concentran un montón de universidades en la ciudad de modo que, mires donde mires, encuentras jóvenes en las cafeterías con sus IPod y sus Mac, o tirados en el césped de cualquier parque charlando tranquilamente… Es un ambiente… pues eso, muy agradable.

Boston

Boston

Como disfrutamos de una temperatura fantástica (con calorcito pero sin llegar al bochorno), aprovechamos para andar mucho y ver espacios al aire libre y dejamos las visitas interiores para cuando vayamos en invierno. Algunos de los lugares que visitamos y que me gustaron especialmente fueron:

El SoWa, un mercado al aire libre de aires hippy/boho/Indie, que funciona los domingos, de mayo a octubre, de 10h a 16h, en la zona de South End. Se puede encontrar de todo: comida, arte, joyas, complementos, antigüedades, ropa, fotografías… en cierta manera se parece al Spitalfields Market de Londres.

SoWa market, Boston


SoWa market, Boston
Sowa: 540 Harrison Avenue, at Union Park Street, South End

SoWa market, Boston


El Quincy Market, donde comimos muchos días, es un recinto muy largo, lleno de puestos con comida, uno al lado del otro. La cuestión es ir andando por el pasillo central, mirando a lado y lado la comida preparada que te van ofreciendo (hay de todo, de verdad!) y, por un precio más que razonable, comes o cenas divinamente. Una vez escogida la comida puedes ir a la parte central del mercado, donde hay mesitas de madera, y a comer! En Boston son bastante típicos los food court, grandes superficies con diferentes “restaurantes” y mesas en el centro que te permiten comer a buen precio, pero Quincy Market es el más auténtico.

Quincy Market, Boston
Quincy Market: 15 State Sreet, at Congress Street. Obert de lunes a sábado, de 10h a 21h, y los domingos, de 12h a 18h

Quincy Market, Boston

Quincy Market, Boston

Harvard Square, en la zona de Cambridge, también es un lugar de mucha vidilla y movimiento, que me gustó. Queda muy cerquita de la universidad de Harvard, de modo que suele haber muchos estudiantes y por las tardes (en verano) y, en especial, los fines de semana, músicos callejeros.

De las zonas que paseamos, nos gustaron especialmente Waterfront y North End. El primero es la zona que comprende el puerto y sus alrededores; tiene caminitos muy tranquilos junto al mar, por donde pasa muy poca gente, y rinconcitos escondidos para sentarse a observar las vistas y dejarte acariciar por los rayos de sol. La segunda, North End, viene a continuación de Waterfront y es un barrio chiquitito, 100% italiano, absolutamente a rebosar de trattorias, pastelerías y cafeterías. Aquí se ve mucho más movimiento que en Waterfront y, por momentos, uno tiene la sensación de estar paseando por cualquier ciudad italiana.

Boston

Boston

Boston

Boston

Boston

A medida que voy escribiendo y recordando, me doy cuenta de que todo lo que vi me gustó. Realmente es una ciudad muy bonita que merece la pena visitar. Yo me quedé muy contenta al ver que mi hermano se quedaba ahí. Bueno, rectifico: me quedé triste porque se quedara pero contenta porque la ciudad me dio tranquilidad. Realmente, si alguna vez viajáis a Nueva York o hacéis un poco de ruta por la costa Este, vale la pena hacer una escapada a Boston porque la ciudad no tiene desperdicio!

Boston

Boston

Boston

Boston

Boston