Archive for octubre 2013

gràcies


2 comments



So... avui fa just 18 anys la meva vida va canviar per sempre. Ja sé que amb cada decisió que prenem i cada pas que fem la nostra vida canvia però, en aquest cas, va ser un gran canvi, EL canvi. Perquè vas arribar tu, sense jo demanar-ho (qui voldria renunciar voluntàriament a ser la reina exclusiva de la casa?) i vas revolucionar el meu món. Aquell 31 d'octubre de 1995, de matinada, quan els papes em van despertar per dir-me que arribaves i vem anar els 3 a la clínica, el papa en moto i la mama i jo en taxi, allà el meu món va fer un gir de 360º. Recordo que el primer que vaig pensar quan et vaig veure, i així li vaig dir al papa, va ser "però si és de color lila!". T'asseguro que en aquell moment no era gens conscient de com aquella coseta petita i lila pel fred podia arribar a tenir tant impacte en mi. Si ho hagués sabut, et puc garantir que hagués demanat la teva presència molt abans.

Però tu i jo ja sabem que tot arriba en el moment perfecte, així que vas nèixer just quan tocava. Aquest post no és per explicar les 20.000 meravelles teves, ni per dir-te com de genial ets (t'agradaria, eh? ;p); és simplement per dir-te gràcies per existir, perquè no sé si mai t'ho he dit i és així com realment ho sento: gràcies per existir i canviar la meva vida per sempre. Ets el millor regal que em podien fer els papes.

Així que quan avui ens veiem i celebrem que tens 18 anys, i comencis a negociar amb la mama tot el que voldràs i podràs fer a partir d'ara, jo també estaré celebrant per mi, per aquest gran canvi que va venir en forma de germà fa 18 anys i que ha fet que la meva vida sigui molt més bonica i plena. Va per tu!

Per molts anys cuqui




(imagen del pastel vía pinterest) 

momentos en La Provenza


3 comments


El otro día, mientras escribía el post sobre Bellone, la casa donde nos hospedamos este verano en la Provenza, volví a mirar las fotos y me entró mucha morriña. Fue un viaje tan especial... así que decidí hacer una pequeña selección de fotografías y ponerlas en el blog. Tengo pendiente, también, editar el video que hicimos durante el viaje pero, con el montón de cosas que me lío a hacer cada día, no hay manera de que me ponga. Quién sabe, quizás para 2014... En fin, aquí están las fotos. Espero que os gusten!


Grasse

Esta primera foto es Grasse, una ciudad que queda cerquita de Niza y que tiene mucha fama por sus perfumerías y sus campos de jazmín, mimosas, azahar y violetas. Hay 3 perfumerías y se pueden visitar todas. Nosotros fuimos a Fragonard y la visita guiada por la fábrica, que además es gratuita, fue preciosa. Nos explicaron todo el proceso de realización de un perfume, agua de colonia, jabón... muy interesante. Y la ciudad de Grasse, parecida a muchas otras de esa zona de Francia, muy bonita. Ideal para pasear y perderse entre sus callejuelas de adoquines y fachadas de distintos colores. 


Antibes

Aquí estamos en Antibes, una ciudad costanera, a 15 minutos de Grasse. Ahí nos encontramos con Sergio & Simona, dos amigos que viven en Italia y que estaban volviendo a casa después de pasar sus vacaciones en España. Antibes es bastante más grande que Grasse y es bonita también de pasear, aunque no entraría en mis favoritos de esa zona.

La Provenza

El paisaje que nos encontrábamos cada día mientras conducíamos por la carretera. Hectáreas y hectáreas de viñedos. Todo verde. Tan bonito... No me cansaba de contemplarlo.

Chateau Margüi

Esta foto es de Château Margüi, un château de la denominación Coteaux Varois en Provence, que nos recomendaron Thierry & Sylvie. Fuimos a visitarlos y nos enamoramos de su rosado. La finca que tienen es preciosa y el trato con los clientes, cordial, atento y afable. Des de 2008 todos sus vinos siguen un proceso de vinificación natural, cumpliendo con los criterios más estrictos de la agricultura biológica lo cual para mí es un plus importante. De los château que fuimos a visitar este fue, sin duda, el que más me gustó.

La Provenza

Esta fotografía la tomamos cuando salimos de Correns, el primer pueblo biológico de Francia. Es un pueblo muy pequeñito que se dedica a la producción de vino, aceite de oliva, miel y cosas hechas a mano. Más del 95% de los agricultores que producen en esa zona lo hacen con agricultura ecológica e incluso en el colegio los niños comen comida ecológica. En la foto íbamos camino de Château Margüi y, siguiendo las indicaciones de Sylvie, nos metimos con el coche por un caminito secundario. De repente, a nuestra izquierda apareció este paisaje, que seguía y seguía durante cientos de metros. Paramos el coche y bajamos a mojarnos los pies. Era una delicia. Estábamos en medio de la paz y tranquilidad más absoluta en un paraje realmente bello.





Estas tres fotografías de arriba corresponden a lo que seguramente sea uno de los momentos más especiales del viaje. Fue la mañana que Thierry nos llevó a pescar con su amigo David a un lago de las Gorges du Verdon. Tomarnos esta taza de café bien calentita a las 7.30 am, cuando estábamos muertos de sueño y heladitos de frío (hasta que no salió el sol Rícard y yo lo pasamos mal porque, claramente, no llevábamos la ropa adecuada para ir a pescar) supo a gloria, y el desayuno posterior, a eso de las 9.30 am, con embutido, quesos variados, pan recién hecho y una copa de rosé, increíble. Una experiencia muy difícil de olvidar.  



Comiendo en Lourmarin, un pueblecito de la zona del Luberon, más que recomendable. Está lleno de tiendecitas con manteles de hilo, joyas hechas a mano, velas perfumadas, objetos para la casa de hierro forjado... es todo lo que te imaginas cuando piensas en La Provenza.



Y estas dos últimas fotos son de la mañana que Thierry nos llevó a conocer las bodegas Cantarelle, propiedad de un amigo suyo. Nos llevaron de paseo con su 4x4 por todos los viñedos, explicándonos y enseñándonos las diferentes variedades de uva y el proceso de elaboración del vino. Fue una experiencia muy especial también, que difícilmente habríamos vivido de no ser por Thierry y Sylvie. La verdad es que, como dije en el anterior post de La Provenza, conocerlos fue un regalo, y nos cuidaron y mimaron como nadie.

Y hasta aquí. Aprovecho también para decir que durante las próximas casi 2 semanas este blog estará muy silencioso porque mañana nos vamos unos días a EUA, con mi hermano, a celebrar que cumple 18 años!! Así que nos vemos a la vuelta, que vaya muy bien hasta entonces!!

mercat de mercats & también... soy una runner!


No comments

mercat de mercats Barcelona

Este sábado fuimos por primera vez a la feria mercat de mercats, que se celebraba en la plaza de la catedral, los días 18, 19 y 20 de octubre. Si no me equivoco, la de este año era la 4a edición pero lo cierto es que yo no había oído hablar de ella hasta el momento. Cuando Rícard lo mencionó y me explicó de qué iba, me gustó el plan así que el sábado al mediodía, ahí estábamos.

Mercat de mercats es una feria que pretende acercar los mercados a los ciudadanos. Con 44 paradas procedentes de diferentes mercados de Barcelona, 40 tiendecitas de productos agroalimentarios artesanos, 16 stands de bodegas y 14 casetas de tapas, platillos y raciones exhibiendo sus productos, los visitantes podíamos pasearnos entre ellas, probando sus manjares a través de unos tiquets que comprabas en un stand. El surtido era tan variado que provocaba auténtica angustia a indecisas como yo a la hora de decidir qué degustar: canelones, arroz caldoso con bacalao, callos, pulpitos, ostras, fideuás, croquetas, las típicas bombas barcelonesas, patatas bravas, makis, pinchitos de embutidos y quesos, postres y dulces de todos los tipos... una verdadera pesadilla para mi género! ;) Con Rícard finalmente nos decantamos por una  Quim crab burger (él), osease, una hamburguesita de cangrejo con sus patas y cáscara incluida, una fideuá mar y montaña (yo), unas bombas del Born exquisitas (los dos) y un hot dog neoyorquino requetebueno de butifarra con cebolla crujiente, mostaza y pepinillos (también los dos).

mercat de mercats Barcelona

mercat de mercats Barcelona

Además de esta exhibición de delicatessen, la feria ofrecía más de cuarenta catas, cursos y charlas a lo largo de los tres días, de 30 ó 45minutos cada una, tales como "El aceite. Diferencias cualitativas y conservación" o "Pasteles de domingo" o "Combinaciones entre quesos y vinos de postre", por poner algunos ejemplos. 

A pesar de no participar en ninguna de las actividades programadas, para mí lo bonito fue la experiencia: en una mañana soleada como la que hizo, más propia de un mes de  junio que de mediados de octubre, ver un montón de gente (montón, montón), autóctona y extranjera, acompañada por la pareja, familia, grupos de amigos... paseándose por las diferentes tiendecitas, preguntando, probando y comprando, comiendo de pie en las diferentes mesas provistas por la organización, charlando y riendo, disfrutando del solecito, la buena compañía y la excelente comida. A esto lo llamo yo un buen plan. El año que viene repetiremos!

mercat de mercats Barcelona

mercat de mercats Barcelona

mercat de mercats Barcelona

mercat de mercats Barcelona

mercat de mercats Barcelona


Y el otro tema importante (muy importante) de este fin de semana (si no lo digo, reviento) es que me he estrenado como runner en una carrera! Yeii!! Sí. Ya soy runner oficial aunque, si soy sincera, creo que mi trayectoria como runner acaba con la primera carrera.

Yo no soy muy de correr, nunca lo he sido. De hecho, correr me aburre un poco y me cansa mucho. A mí ponme una piscina para nadar un buen rato o méteme en una clase de spinning, ahí sí disfruto. Pero después de esperar a Rícard en muchas lineas de meta de una carrera, y de disfrutar como la que más del ambiente, emoción y motivación que se vive entorno a estas, me apetecía probar la experiencia. Y también, haciendo un ejercicio de sinceridad total, quería retarme. Después de tomar una decisión difícil hace poco, necesitaba demostrarme de alguna manera que era capaz de hacer algo nuevo y de enfrentarme al miedo que esto me supone. Así que me apunté a la carrera del DIR que se corría este domingo en Sant Cugat. Tengo que decir que empecé con un reto de dificultad media-baja ya que me apunté a la de 5km pero, aún así, me sirvió muchísimo. De hecho, la noche anterior estaba tan nerviosa y con tanto miedo a hacer un ridículo espantoso que no quería ir de ninguna manera (como un niño chico que no quiere ir al colegio? pues tal cual. Sí, no estoy muy orgullosa de eso...) pero Rícard, que se había apuntado a la de 10km, había decidido que correría la de 5km conmigo (es, o no es, increíblemente increíble? yo creo que sí) y con esto me convenció.

A la mañana siguiente, yendo para Sant Cugat los nervios y el miedo continuaron pero, cuando empezamos a correr, todo se disipó. Lo cierto es que me gustó y, a pesar de que a partir del kilómetro 4 solo podía pensar en cuánto faltaba para llegar a la dichosa meta, me lo pasé bien. Tener a Rícard a mi lado todo el rato influyó mucho. Me encantó poder compartir con él una carrera, que es algo que tanto le gusta y le llena. Y al final, y a pesar de no haber entrenado prácticamente nada (la semana anterior fuimos a correr dos días pero, a parte de esto, ná de ná!), creo que el resultado no estuvo tan mal: tardé (digo tardé porque Rícard se ciñó a mi ritmo, sino su tiempo habría sido otro muy diferente!) 26min 28 segundos y quedé la mujer núm. 38 de 315. La verdad es que estoy bastante contenta, aunque Rícard sigue insistiendo que podríamos haberla hecho con menos tiempo, pero lo cierto es que le dije que frenara en algún momento porque me daba miedo no llegar al final.

En fin, ya está, reto superado y yo, bien contenta. Ahora, a por el siguiente! Feliz semana!! :)




PD. Última imagen realizada por el equipo de el Club DIR

riesgos


6 comments


El post de hoy llega un poco tarde. De hecho, tenía dudas sobre si publicarlo ahora o esperarme ya al lunes pero realmente me apetecía compartirlo así que, por qué esperar?

Este poema llegó a mis manos hace un par de días y me tocó. Mucho. Quizás por el momento en que estoy, puede... pero lo he encontrado de una certeza tan liberadora y de una belleza tan delicada que, como decía, me ha apetecido mucho compartirlo.

Espero que os toque tanto como a mí. Feliz fin de semana :)


Riesgos

Reírte es arriesgarte a parecer estúpido.
Llorar es arriesgarte a parecer sentimental.
Buscar a otro es arriesgarte a establecer un 
  compromiso.
Exponer tus sentimientos es arriesgarte a 
  exponer tu verdadero ser.
Expresar tus ideas y tus sueños ante una multitud
  es arriesgarte a perderlos.
Amar es arriesgarte a que ese amor no te sea 
  correspondido.
Vivir es arriesgarte a morir.
Esperar es arriesgarte a desesperar.
Pero hay que correr riesgos, porque lo más 
  arriesgado de la vida es no arriesgarse a nada.
La persona que nada arriesga, nada hace, nada 
  tiene y nada es.
Puede que evite el sufrimiento y el dolor, pero 
  no puede aprender, sentir, cambiar, crecer,
  amar, vivir.
A sus actitudes encadenados, son esclavos:
  han renunciado a la libertad.
Solo la persona que se arriesga es libre.
                              ANON



imágenes:

1. vía pinterest
2. vía pinterest

travel & cake


No comments

travel & cake

Hoy toca post sobre una de estas cafeterías que tanto me gustan, que hace muchos días que no cae uno de estos (el último fue este).

Hace unos meses hice un post sobre brunch & cake, una cafetería y restaurante poco convencional que me chifla y que hace los mejores brunch que he probado hasta el momento. Pues bien, el dueño de brunch & cake (y también de cup & cake que es, de hecho, con el que empezaron) el lunes de la semana pasada inauguró su tercer local: travel & cake.

Para poder abrirlo, el equipo que está detrás de estos tres proyectos ha hecho una ruta de 40 días por Estados Unidos en busca de inspiración en forma de recetas y productos 100% caseros, hechos con mucho amor, para poder traerlos aquí.

El viernes pasado, aprovechando que Rícard había pedido fiesta, fuimos a desayunar allí. El espacio, más amplio que el de brunch & cake, invita a quedarse un buen rato. Hay una mezcla de madera clara y blanco que le confiere un aire natural, cálido y ecofriendly muy agradable. Los grandes ventanales que hay en todo el local y la luz natural que entra a través de ellos también favorecen esta sensación.


travel & cake

travel & cake

Para sentarte tienes varias opciones: mesitas de dos (dentro y fuera), una mesa más alta con seis taburetes, una barra bajita que da directamente a la calle, o una mesa redonda grande, con capacidad sobrada para seis personas.

travel & cake

El hecho que haya tanto espacio y mesas más grandes lo convierten en una buena opción para planes de fin de semana que incluyan niños pequeños y cochecitos.

Ahora, lo mejor de todo, sin duda, es su amplio surtido de... doughnuts! amplio, variado, original y suculento. No es ningún secreto que me pirran los doughnuts así que cuando entré y vi unas 12 variedades diferentes detrás del mostrador no me lo podía creer. Doughnuts de chocolate blanco y lacasitos, doughnuts de praliné de almendras, doughnuts de chocolate y toppings de nubes... la imaginación no tiene límites. Y todos caseros y elaborados el mismo día. Yo opté por uno que no tenía agujero y llevaba crema por dentro y diferentes frutos silvestres (arándanos, fresas, moras...). Delicioso.


travel & cake


travel & cake

Además de los doughnuts cuentan con una variedad (menor) de pasteles caseros y una modesta, aunque apetitosa, propuesta de brunch que incluye ensaladas, huevos benedict, revuelto con patatas y bagel de salmón o pollo, con mango y guacamole. 

Lo cierto es que tanto el espacio, la atención del personal, como lo que ofrecen está cuidado hasta el último detalle, y esto se nota y se agradece. Me pareció un lugar ideal para pasar un buen rato charlando con unas amigas, o una tarde de sábado con la familia, mientras saboreamos algunos de sus doughnuts, claro! :p

travel & cake

Si te apetece conocerlos y juzgar por tú mismo, los encontrarás en:

. dirección: c/ Rosselló, 189 (esquina c/ Aribau). L3-L5 Diagonal, FGC Provença
. horario: de 9.30h a 21.30h, de lunes a domingo (cocina ininterrumpida)
. precio orientativo: doughnut = 2,5€; zumo de naranja = 2,5€; café solo = 1,10€ 

travel & cake

travel & cake

travel & cake

une maison en Provence


2 comments

Bellone en Provence

Hoy llega el post con la segunda parte de nuestras vacaciones pero, después de darle muchas vueltas, he decidido que no voy a hacer un post con recomendaciones y lugares a visitar como hice con el primero (aunque estaré más que encantada de facilitarlas por email si alguien quiere o necesita sugerencias). No, lo que me gustaría compartir aquí es lo que hizo realmente que fueran unas vacaciones tan y tan especiales, tan memorables, tan únicas.

En esta segunda parte estábamos Rícard i yo solos. Como en la primera, decidimos muy apresuradamente que nos íbamos y todo fue un poco precipitado. Para no encarecer más el precio del viaje, optamos por un destino al que pudiéramos llegar fácilmente en coche y, después de haber hecho una primera visita esta pasada Semana Santa y enamorarnos de la zona, constatamos que era a La Provenza donde queríamos ir.

Después de pasarme una mañana entera buscando casitas que se alquilaran o chambres d'hôtes que tuvieran encanto (los B&B franceses), y de enviar 500.000 mails preguntando disponibilidades, recibí una llamada de un señor francés que, en una mezcla de francés y algo de español chapurreado, me dijo que había recibido mi email, rebotado de una chambre d'hôtes a la que yo había consultado pero que no tenía disponibilidad, y me sugería que mirara su web y fuéramos a su casa. Lo cierto es que el hombre me pareció súper cordial y amable y, nada más entrar en la web, lo tuve claro: para allá íbamos.

Bellone en Provence

La casa en cuestión, Bellone, está justo pasado un pueblo muuuuuuy pequeño, Brue Auriac, en medio de un bosque y no tiene nada alrededor. Para llegar tienes que ir por un camino estrecho y sin asfaltar durante 2km. Sus dueños son Thierry y Sylvie, un matrimonio de 60 años, totalmente entrañable, acogedor y afectuoso. El terreno donde se construyó Bellone pertenecía a la familia de Thierry y, cuando sus hijos eran pequeños, solían ir a pasar los fines de semana por ahí, a jugar en el bosque. Desde siempre él había querido construir una casa para la familia allí y, finalmente, después de mucho esfuerzo, trámite y tiempo, lo consiguió.

Bellone en Provence

Bellone es simplemente preciosa. Tiene 4 habitaciones diferentes, todas decoradas con un gusto impecable. Cuenta con una especie de patio donde se desayuna y cena al aire libre, y metros y metros de jardín, con un rincón ideal para sentarse a leer o a no hacer nada, simplemente a dejarse envolver por la belleza de esos parajes y escuchar el piopio de los pájaros. Y tiene una piscina también, recién estrenada, ideal para darte un chapuzón cuando llegas de recorrer y visitar los cientos de pueblecitos hermosos que hay alrededor, y quedarte como nuevo.

Bellone en Provence

Bellone en Provence

Bellone en Provence

Thierry y Sylvie son los mejores anfitriones que he conocido jamás. Si te quedas a cenar (es optativo), a las 8 pm Sylvie habrá preparado algunos aperitivos (el apéro es muy típico en Francia, especialmente en verano, aunque nos aseguraron que en Bellone se hace todo el año) tales como tartaletas rellenas, pinchitos variados, anchoas envueltas de hojaldre... que se tomarán en el jardín, acompañados por vino rosé o blanco (dios, cómo me ha gustado el rosé! ese color tan pálido que a veces parece incluso blanco, tan fresquito, tan suave....). Y a las 9 pm pasarás a la mesa grande, que estará decorada cada día con un estilo diferente (platos de colores un día, un punto más romántico otro, toque provenzal un tercero...) donde, me atrevo a aventurar, comerás como nunca habías comido: platos 100% caseros, con la mayor parte de ingredientes sacados del huerto que tienen (porque sí, tienen huerto y gallinas), y totalmente exquisitos. De verdad. Sylvie es una cocinera increíble. Ah! y muy probablemente esto será rodeado de amigos de Thierry y Sylvie, todos encantadores, que te harán sentir como si estuvieras en casa.

Bellone en Provence

Bellone en Provence

Bellone en Provence

Ir a parar allí ha sido lo mejor que nos podría haber pasado estas vacaciones. Hemos conocido una Provenza diferente a la que pensábamos visitar: una Provenza 100% familiar, 100% genuina y 100% recomendable, la Provenza desde dentro.

Nos han sugerido pueblecitos para visitar, rutas para ir en coche de una belleza impresionante, chateaux súper bonitos y especiales para degustar y comprar vino, mercados por los que perdernos... incluso nos llevaron a pescar en barquito a un lago en las Gorges du Vedron, y desayunamos a las 9h de la mañana, en medio del agua, quesos y embutidos de todos los tipos, pan prácticamente sacado del horno (lo compramos a las 6h, cuando íbamos de camino, justo cuando abrían la panadería) y una copa de rosé.

Lo que vivimos esa semana que estuvimos con ellos no tiene palabras. Fue una experiencia tan especial! Y lo mejor de todo fue que no habíamos previsto nada de esto, fue un regalo totalmente inesperado y, a la vez, magnífico. Conocerlos ha sido un placer y un honor y nos volveremos a ver, estamos seguros, porque fue una experiencia inolvidable que habrá que repetir.

Bellone en ProvenceSi alguien está pensando en hacer una escapada a la Provenza, incluso si solo busca desconectar de todo durante 3 ó 4 días, no puedo más que recomendarles esto, es difícil de explicar pero para nosotros fue prácticamente magia.

Aquí dejo su web y unas cuantas fotos de la casa por si a alguien le apetece vivir una experiencia 100% provenzal! ;) 

Web: http://belloneprovence.com

Feliz semana! :)

Bellone en Provence

Bellone en Provence

Bellone en Provence