Busca en el blog

Cargando...

Archive for diciembre 2013

happy new year!!


2 comments


Con el año llegando a su fin y tras una breve pausa de comilonas, encuentros familiares y sobremesas eternas antes de que empecemos con la segunda tanda, me ha apetecido repasar los eventos de este año y valorarlos. Se supone que es el momento para hacerlo, así como para redactar el listado de buenos propósitos para el año que sigue. Yo no lo hago prácticamente nunca, la verdad, pero tengo la sensación que este año ha sido especialmente turbulento y he necesitado parar un momento y hacer una retrospectiva para intentar poner las cosas en orden.

2013 ha sido, sin duda, un año de sacudidas fuertes y cambios significativos, probablemente el más difícil de los últimos 10; de muchos aprendizajes personales y, algunos de ellos, un tanto duros y amargos de digerir; de romper estructuras y viejos patrones; de nuevos despertares y de quitar finalmente el modo piloto automático; de descubrimientos de nuevas aficiones y placeres; y, sobre todo, de autoconocimiento. Tengo la sensación de saber mucho mejor cómo soy, qué quiero y qué no en mi vida, y esto me da seguridad y estabilidad. Cierto que mi futuro actualmente sigue siendo un mar de incertidumbre y, como ya he dicho en alguna otra ocasión, me cuesta manejarme en entornos desconocidos pero, a quién voy a engañar? Hay realmente tan poquita cosa que podemos controlar en nuestras vidas, que moverme en ambientes de duda e inseguridad son un buen aprendizaje para mí y me ayudan a ejercer la confianza.

Así que, en definitiva, 2013 ha sido un buen año. Para el 2014 no tengo listado de propósitos. Conociéndome, casi mejor, yo solita ya tiendo a ponerme demasiada presión como para aumentarla con objetivos que no sé si voy a cumplir. Lo que sí me gustaría, por eso, es ser capaz de estar más presente en lo que hago, más centrada en el aquí y el ahora y no agobiarme por olvidarme de lo que viene detrás. Creo que esto me ayudaría a disfrutar más, a vivir mejor. Por otro lado, tengo ganas que los procesos que he iniciado sigan su camino hasta culminar y que sea un año de nuevos proyectos e ilusiones. 

Ahí va un brindis por un año nuevo lleno de avances y crecimiento, de ganas de seguir adelante y de pasión, y de mucha, mucha ilusión. Mis mejores deseos para ti en este 2014, que seamos muy felices!

FELIZ NAVIDAD!!


No comments


feliz navidad

Te deseo una muy feliz navidad, rodeado/a de las personas que quieres y te quieren, disfrutando de su compañía y de esos pequeños momentos que, al final, son los que marcan la diferencia

Un beso muy grande y nos volvemos a ver por aquí… no sé exactamente cuándo, pero prontito!!



mi navidad - detalles -


No comments


Me encanta cuando, buceando por internet, me encuentro con un blog que encaja con mis gustos y preferencias.

Hace unas semanas di con el blog na sua lua y fue un bonito descubrimiento. Gracias a él di con otro, Gretelain, y con la original propuesta de su editora. Grete sugiere, para los blogs que les apetezca unirse, desvelar mensualmente 5 detalles personales entorno a un tema. No sé si en mi caso es muy necesario porque yo ya tengo tendencia a hablar de mí por aquí pero me pareció una iniciativa simpática y también, por qué no, una manera de hacer grupo, aunque sea de forma virtual, con algunas personas que comparten mi misma afición por escribir.

Así que este mes me estreno con la serie "detalles", y el tema de diciembre, como no podía ser de otra manera, es mi navidad. Ahí van las 5 cosas ó 5 momentos más especiales de mis navidades:

1. seguramente la tradición más reciente pero, sin duda, mi favorita: ir a recoger a mi hermano al aeropuerto para que pase las Navidades en casa. No tengo sensación completa de Navidad hasta que él está aquí. Una vez ya lo tenemos en Barcelona… que empiecen las fiestas!

2. la escapada que hacemos cada año. Empezó en el 2000 y es la tradición que más me gusta (técnicamente, la nº 1 es tradición pre-navideña así que esta es mi favorita de las fiestas). Cada año nos vamos unos días a alguna ciudad con mi familia. Unos años nos pilla más cerquita y otros nos vamos bien lejos. Estas Navidades es el turno de Londres y, aunque ya hemos estado unas cuantas veces, me encanta volver a esta ciudad así que estoy deseando que llegue el día de irnos para allá!

3. otra tradición bastante reciente: comprar y decorar el árbol de Navidad con Rícard. Lo compramos o en la feria de Sta. Llúcia o en la de Sagrada Familia, una mañana, después de habernos paseado por todos los tenderetes de la feria y que yo haya querido comprar 20.000 adornos diferentes. Y por la noche lo decoramos mientras escuchamos música navideña y bebemos una (ó dos ;)) copas de vino

4. envolver regalos. Me encanta envolver regalos de modo que la Navidad es para mí un festival. Me gusta envolverlos con mucho esmero y con pequeños detalles a los que, todo sea dicho de paso, mi familia no le da ningún valor. Es más, si por mi madre fuera, no envolveríamos ningún regalo, por eso de todo el papel que nos ahorraríamos… y un punto de razón tiene la mujer pero… no lo puedo evitar, me encanta envolverlos

5. nochebuena. Cuando yo era pequeña, íbamos a cenar a casa de mis abuelos maternos por nochebuena y, durante la cena, mi abuelo me sacaba varias veces al patio a mirar las estrellas para ver cómo de cerca estaba ya Papá Noel. En una de nuestras salidas, el resto de la familia aprovechaba para colocar los regalos en el salón, o en alguna habitación y, cuando mi abuelo y yo entrábamos, allí estaban los regalos. Esa noche era pura magia. Este numerito lo trasladamos después a mi hermano (aunque a él le coló menos años que a mí, se ve que yo era bastante más ingenua) y, aunque esto ya no lo hacemos, ni estamos todos los que estábamos antes y no es lo mismo, para mí sigue siendo la celebración más especial de todas las fiestas  

y tú, también tienes algún momento especial de la Navidad? me encantaría leerlo!

fuente de las imágenes: 1, 2, 3, 4 y 5

magnesia


2 comments

Magnesia Barcelona

Para compensar el post del martes que tenía un tono un poco más... triste?, el post de hoy va sobre una tienda muy bonita que hay en Gracia, Magnesia.

La vi la semana pasada, una mañana que me fui a pasear por este barrio, que me encanta. Iba subiendo la calle Torrent de l'Olla y, en una esquina, allí estaba, pequeñita, pero sin duda, bien visible.

En esta tienda puedes encontrar desde tazas a postales, pasando por telas, cojines, cerámicas, cuadernos, tote bags y vajillas. El elemento común que tienen casi todas las piezas que hay son la ilustración. Cada uno de los productos está hecho por un artista distinto de diversas partes del mundo. Son piezas originales, diferentes, sofisticadas... muy bonitas.


Magnesia Barcelona

Detrás de Magnesia están Leticia y Ferran, una pareja que, después de llevar un tiempo queriendo crear su proyecto, y tras encontrar inspiración en viajes y tiendas que les encantaban, se decidieron a abrir su propia tienda, que se inauguró en agosto de 2012.

A los dos les apasiona el diseño y la ilustración, de ahí que este sea el elemento principal de Magnesia. Todo lo que encontrarás en la tienda son artículos que les enamoran y querrían tener en su propia casa. Les gusta apostar por artistas poco conocidos, para aportar un punto de originalidad y diferenciación, y siempre, siempre, trabajan sin intermediarios. Ellos mismos contactan con los artistas que les gustan e inspiran, y esto añade un plus de ilusión al trabajo. 


Magnesia Barcelona

Como no es novedad, me gusta mucho encontrarme con tiendas y proyectos que tienen una historia detrás, y una historia donde la ilusión, la pasión y el amor por el trabajo bien hecho son tres elementos indispensables.

Quizás ahora, con las Navidades a menos de una semana, es una buena ocasión para acercarse y comprar algún regalo diferente o añadir cosas a tu lista de Reyes! :)

Muchas gracias Leticia y Ferran por dedicarme el tiempo para explicarme un poco mejor vuestro proyecto y mis más sinceras felicitaciones, tenéis una tienda muy especial

Magnesia Barcelona

. dirección: c/ Torrent de l'Olla, 192. L
. horario: de lunes a viernes, de 10.30h a 14h y de 16.30h a 20h; sábados, de 10.30h a 14h
. más información (blog): http://magnesiabcn.blogspot.com.es/

pd. por cierto, el nombre de la tienda, Magnesia, se debe al título de una canción de uno de los grupos de música favoritos de Leticia. Era un grupo pop vasco (Leticia es de San Sebastián) que ya no existe así que poniéndole este nombre a la tienda, quisieron rendirle homenaje. Me ha parecido un detalle muy bonito por su parte.

pd 2. una sugerencia como plan perfecto si decidís hacerles una visita: entráis en la tienda, miráis, curioseáis, compráis y después lo celebráis con un doughnut de Lukumas, que están justo enfrente! :) 

Magnesia Barcelona

Magnesia Barcelona

Magnesia Barcelona

Magnesia Barcelona

escapar… y respirar


4 comments


escapar… y respirar

Sabes cuando necesitas escapar, alejarte de todo lo que te rodea; cuando sientes que no puedes, que vas a romperte en cualquier momento, que te falta aire, que ya no sabes qué hacer; que tienes la impresión que estás delante de un muro gigante, irrompible, infranqueable; que notas que no tienes fuerzas, que no sabes hacia dónde ir; que percibes cómo la frustración y la impotencia, y la rabia y la tristeza y el desánimo se han apoderado de ti; y sientes una lucha interna entre el yo que quiere abandonar y dejar de intentarlo, y el yo que sabe que todavía se puede hacer mucho, que no hay que tirar la toalla, que hay que hacer las cosas momento a momento, paso a paso, no plantearse más allá del ahora para no sentir esa abrumadora sensación del "no puedo", que puedes respirar hondo y volverlo a intentar.

Así estaba una parte de mí (y todavía lo está. A ratos) la semana pasada al verme enferma de nuevo, tras haber intentado varios tratamientos. Necesitaba respirar y en casa me estaba ahogando de modo que cogimos una bolsa con cuatro cosas y nos fuimos a un hotel perdido en medio del Montseny a pasar la noche del sábado, justo lo que mi cuerpo estaba pidiendo a voces.

Sin ambiciones, sin grandes planes, simplemente respirar en la naturaleza, rodearse de árboles, hojas y matorrales, y sentarse después enfrente de una chimenea, con el fuego encendido, sin hacer nada, dejándose absorber por el movimiento de las llamas al ir consumiendo poco a poco los troncos y, como mucho, leer un libro, una novela agradecida que me transportara a otro mundo, lejos del mío que ahora me parece tan frágil y tan incierto.

escapar… y respirar

escapar… y respirar

Paseamos por el bosque. No por el camino, por en medio de los árboles de verdad, adentrándonos entre castaños y robles, sin oír nada más que las hojas en el suelo crujiendo a nuestro paso. Ese silencio… cómo puede ser un silencio tan elocuente? Ese silencio hablaba de que las cosas requieren tiempo, de que la naturaleza es savia y la vida no te da nada que no puedas asumir. Y ese silencio transmitía también la paz, el sosiego que no estaba siendo capaz de encontrar en mí. Me senté un buen rato a los pies de un árbol, sintiendo la firmeza y seguridad que transmitía y, mirando hacia arriba, vi la imagen que necesitaba: los árboles del Montseny, que son más bien delgados pero altos, se alzaban hacia el cielo, bien arriba, y vi cómo el viento movía el tronco y las ramas de la parte más alta del árbol, la más expuesta pero, en cambio, la parte enraizada permanecía inmóvil. Y me di cuenta: nuestro día a día, la vida, nos trae cosas que nos sacuden, nos descolocan y nos dejan con esa sensación de fragilidad, de estar a merced de lo que nos ocurre. Y esto está bien, está bien descolocarnos y darnos cuenta que, en realidad, no tenemos el control sobre prácticamente nada en nuestras vidas, pero lo importante es que, a pesar de las sacudidas, consigamos que el viento no nos tumbe. 

No sé si esto tiene algún sentido para alguien, pero desde luego a mí me sirvió: para levantarme y seguir paseando, poniendo la mirada en lo bonito que hay a nuestro alrededor, que es mucho, y para darme un poco de fuerza y ánimos para seguir intentando avanzar, y seguir probando.

some things take time


imágenes: 1, 2 y 4 (la tercera la he hecho yo)

pd. releyendo el post me he dado cuenta que puede parecer que estoy muy mal y muy enferma, y no es el caso. Estoy enferma, sí, pero nada que no se pueda curar :)

Babèlia


2 comments

Babèlia Barcelona

Entramos por la luz y calidez que se veía desde fuera. Hacía frío en la calle y buscábamos un sitio para tomar algo calentito. 

Cuando cruzamos la puerta, ese olor… una mezcla de café y libro, dos olores asociados sin duda a buenos ratos. Había gente pero no estaba abarrotado. Nos sentamos en una mesita de dos, de madera, como todas las que había, y esperamos a que nos atendieran. Pedimos un cacaolat caliente, aunque el pack de café con leche + trozo de bizcocho por 2€ era tentador. Mientras nos traían la bebida, miramos a nuestro alrededor. Se trataba de un espacio sin pretensiones, sencillo, con mesitas para dos y para cuatro de madera, con las sillas a juego, y un pequeño sofá en la entrada. Y, sin embargo, era tan cálido, tan confortable. Me pregunté si serían las estanterías repletas de libros las que lo convertían en un lugar tan agradable, casi familiar. Llegó el cacaolat y nos lo tomamos mientras charlábamos de todo y de nada, de la lavadora que tendríamos que poner al llegar a casa y de a qué ciudad iríamos si decidiéramos mudarnos. Me encantan estas conversaciones; tan absurdas según cómo, pero, a la vez, tan profundas.

Babèlia Barcelona

Al rato me levanté para curiosear entre las estanterías. Había de todo: ciencia ficción, filosofía, arte, cine, historia… incluso diccionarios. La mayoría eran de segunda mano, pero todos en buen estado. Me fijé y había en catalán, en castellano y en inglés. Pregunté en la barra el por qué de los libros y cómo funcionaba. Abrimos en septiembre de 2012 con el afán de promover un poco la cultura, tanto la nacional como la extranjera; mientras estés aquí puedes coger el libro que quieras y leerlo, me dijeron. Cuando te vayas, puedes dejarlo de nuevo en la estantería o comprarlo por 2, 4, 6 ó 8€ (en función del libro). 


Babèlia Barcelona

Me pareció una idea brillante, siempre he pensado que las cafeterías son un sitio perfecto para dejarte absorber por una buena lectura mientras disfrutas de un café con leche. Y pensé también que era una muy buena manera de dar una segunda oportunidad a aquellos libros que tienes en casa y que ya hace tiempo que no lees, o sabes que no volverás a leer.

Seguimos hablando un rato más con Rícard. Era curioso porque la gente hablaba y reía pero había cierta quietud en el ambiente, una sensación de calma y tranquilidad.

Cuando salíamos, me fijé en un cartel que anunciaba el club de lectura de conversación en inglés que hacen una vez al mes, y otro club de novela gráfica. Definitivamente me gusta este sitio.

. dirección: c/ Villarroel, 27 (L1 Urgell - L2 Sant Antoni)
. horarios: de lunes a viernes, de 9h a 21h; sábados, de 10h a 14h y de 17h a 21h
. página webhttp://babeliabcn.com 


Babèlia Barcelona

Babèlia Barcelona

Babèlia Barcelona

pd. mirando su web he sabido que también organizan talleres, presentaciones de libros, exposiciones… me han parecido unas propuestas muy interesantes así que si eres un artista o una persona creativa que quiere compartir algo con el resto del mundo te puedes poner en contacto con Berta y con Louise (las dos artífices del proyecto) a través del correo hola@babeliabcn.com

(algunas imágenes están sacadas de su web y otras las he hecho yo)

cake pops


No comments


Creo que fue en agosto cuando recibí el correo. Lo leí y después de volverlo a leer detenidamente con emoción contenida, asegurándome que lo entendía bien, me puse a dar saltos por el salón. La panadería Santagloria me acababa de invitar a un taller de repostería.

A parte de la alegría que da que te inviten a algo (o que te toque un premio en un sorteo), me puse especialmente contenta porque ya estaba en mi lista mental de pendientes hacer un taller con ellos. Supe de su existencia cuando hice el post sobre los cronuts, y me pareció una manera divertida de pasar la tarde y aprender algo nuevo (más entretenido que cuando experimento sola en la cocina) así que quedó apuntado.

Me puse a mirar los distintos talleres que ofrecían y vi claro cuál quería hacer: cake pops. Hacía tiempo que tenía curiosidad por saber cómo se hacían y cómo sabían esas bolitas de aspecto tan cuco. 

Después de varios intercambios de mails y fechas, el taller se hizo a finales de noviembre, hace dos semanas. Fui con Lidia, una amiga que siempre está dispuesta a pasar un buen rato, aprender cosas nuevas y reír. Lo mejor es que su risa y actitud son contagiosas así que no es posible estar con ella y no acabar contenta. Simplemente no lo es.

Cuando llegamos al taller ella estaba expectante y yo, un poco nerviosa (no es novedad que los ambientes y gentes desconocidos no son mi punto fuerte) pero la tarde transcurrió muy agradablemente y casi sin darnos cuenta. 

taller cake pops Santagloria

Empezamos con una macro magdalena y un zumo, gentileza de Santagloria, y esto siempre te predispone bien :) La chica que dio el taller (Belén? Soy negada para recordar nombres y es horrible, lo sé, lo siento) nos estuvo explicando y enseñando con toda la paciencia del mundo los diferentes pasos para hacerlos (no tiene mucha complicación, creo que podría atreverme sola en casa) y después vino la parte realmente divertida y creativa: decorarlos.

Con una variedad de toppings súuuper amplia a nuestra disposición, pudimos decorarlos a nuestras anchas. Mi imaginación es más bien limitada así que al principio me atrapé un poco, sobre todo a medida que iba viendo las auténticas virguerías que hacían algunas personas. Había apuestas más elegantes, otras con un punto clásico, graciosas, muy elaboradas, y totalmente creativas (las de Lidia entraban en esa categoría).  Como cada una podía decorar 6 cake pops diferentes, pudimos ir probando diferentes estilos. Yo creo que me solté a partir del tercero, que ya me dio igual si quedaban perfectos o no, y empecé a potinear con todos los toppings y a hacer mezclas un tanto… peculiares?

taller cake pops Santagloria

Las dos horas que duró el taller (de 18.30h a 20.30h) pasaron volando, señal que nos divertimos. Nos fuimos de allí con el resultado de nuestro trabajo en una cajita, bien orgullosas, para poder enseñarlo en casa. Rícard y yo nos comimos los cuatro que había apartado para nosotros esa misma noche, como quien no quiere la cosa. Los otros dos desaparecieron al día siguiente, cuando se los di a mi madre y hermano.

El reto ahora estará en hacerlos yo sola y que salgan igual de bien…

Si te apetece aprender a hacerlos, o quieres ver qué otros talleres hacen y cuál es el calendario, puedes hacerlo clicando aquí, en su web.

Muchas gracias Santagloria por invitarnos a este taller y dejarnos disfrutar de una tarde divertida y diferente!

taller cake pops Santagloria


(primera imagen vía Food'n Drink Recipes)

it's beginning to look a lot like Christmas...


No comments


estamos ya a las puertas del invierno y se empieza a notar. oscurece a las cinco y media de la tarde, las luces de Navidad ya están encendidas en la calle, las tiendas y establecimientos también se han vestido acordes para la ocasión, la calefacción está puesta des de las cuatro hasta que nos acostamos, por la noche quieres un platito de sopa caliente tomado en el sofá con la manta por encima, los domingos por la tarde apetece más quedarse en casa con un buen libro que estar dando vueltas por la calle, para salir de casa hay que ponerse capas, abrigos e incluso guantes y, cuando paseas por la tarde, el frío te da en la cara y la punta de la nariz se te pone roja. 

aunque yo soy claramente una chica de verano, esta época del año, por lo menos hasta que llega la Navidad, tiene algo de nostálgico y mágico que la hace realmente especial, y me gusta. 

el otro día estaba pensando qué me apetecía hacer este invierno y ahí va…

. comprar un árbol de Navidad y decorarlo por la noche, mientras escuchamos Michael Bublé y tomamos una copa de vino, como el año pasado
. ir a tomar un chocolate caliente a la calle Petritxol
. pasearme por la Fira de Sta. Llúcia y por la de Sagrada Família
. preparar un bizcocho el domingo por la tarde y comerlo todavía calentito con una taza de chocolate caliente como hacíamos en mi casa cuando era pequeña
. leer el libro El tiempo entre costuras, de María Dueñas
. pasarnos una tarde de sábado haciendo y preparando la decoración navideña para la casa y después colocarla
. buscar por internet ideas de regalos para mi familia y añadirlas a las listas para cada uno (aunque sé que después me acabo estresando, me quedo sin ideas y lo acabo comprando todo en el último momento)
. tomar muchos caldos y sopas de galets por las noches
. atreverme en la cocina con unas nuevas galletas que quizás tengan forma navideña?
. hablar con Rícard de nuestros buenos propósitos y objetivos que queremos lograr en el 2014, así como repasar los cambios y todo lo que ha pasado este año acurrucados en el sofá
. pensar los sitios a los que queremos viajar y conocer en 2014
. arrastrar llevar a Rícard a patinar sobre hielo
. quedarme en casa el viernes por la noche viendo películas que hace tiempo que no veo
.  ir a recoger a mi hermano al aeropuerto para que pase las Navidades con nosotros
. pasear por la calle sin más motivo que ver las luces navideñas, los escaparates y tiendas decoradas y la gente mientras compra, mira, charla y se ilusiona con la Navidad
. practicar (y mejorar) la paciencia, el discutir menos y el saber decir no
. vivir más en el presente sin agobiarme con todo lo que no tengo tiempo de hacer y saborear las pequeñas cosas

y a ti, qué te apetece hacer este invierno? 


simplemente flores


1 comment

flores
Flores. Simplemente flores. A veces son más que suficiente para provocar una sonrisa a alguien; para cambiar tu perspectiva del día; para parar tu mundo unos segundos y darte cuenta que estás rodeado de belleza; para darte cuenta que, en realidad, somos muy pequeños en comparación a la inmensidad del universo y, como nosotros, nuestros problemas. Unas simples flores. No se necesita más.


flores

flores

flores

flores

flores

flores


teresa carles


2 comments

teresa carles

Habíamos pasado por enfrente 20.000 veces; siempre había gente esperando, tanto dentro como en la misma calle. Cada vez que lo veíamos repetíamos que queríamos venir a comer un día y, como tantas otras cosas, no lo habíamos hecho aún. Y es que Barcelona tiene esto: hay tantísima oferta, tantos planes por hacer, tantos sitios a los que ir, probar, visitar,… que es muy difícil imposible hacerlo todo en poco tiempo. Y menos si eres algo parecido a mí, que quiero estar en todas partes, conocerlo y verlo todo. Para eso está mi interminable lista de "sitios para ir", para irla aumentando cada día… pero bueno, esta es otra historia.

Cuando la semana pasada decidimos que iríamos a la World Press Photo, vimos la ocasión perfecta para comer primero allí. Llamamos a eso de las 12h para reservar… y ya estaba lleno! Nos apuntaron en lista de espera para las 15h.

Llegamos a las 14.55h y nuestra mesa estaba preparada. Bien! No me apetecía nada ponerme a dar vueltas y buscar un lugar a esas horas, había hambre.

Nada más entrar, un olor diferente. A comida, sí, pero no el típico olor a comida de  restaurante. Supongo que el hecho de que sea vegetariano influye.

El espacio es muy agradable. Grande, sin duda, mucho más de lo que parece des del exterior, pero no una sala larga llena de mesas; 3 salas diferentes, con rinconcitos y espacios acogedores, con el ladrillo a la vista y un arco en la entrada bien bonito. Las mesas, sillas y bancos, funcionales; de madera y chapa metálica.

teresa carles

La carta…mmm… un mundo aparte. Una propuesta sana y familiar pero, sin duda, innovadora. Con platos de aquí pero alguna influencia de allá, como la ensalada de algas marinas, y con una oferta amplísima apta para vegetarianos, veganos y celíacos (y carnívoros como nosotros a los que les gusta probar cosas nuevas). Después de leerla como unas 5 veces y sin tenerlo claro todavía por el sinfín de opciones que había, decidimos compartir unas croquetas como entrante, y escoger un risotto de avena con espinacas, espárragos, calabacines, queso y ralladura de piel de limón, Rícard, y un canelón XXL de gírgolas, champiñones, boletus y shitake, yo. Comimos súper bien. Se confirmó lo que se intuía, una comida casera de alta calidad, con ingredientes frescos y de proximidad, hecha con esmero y cariño. Las croquetas (de espinacas, setas, calabaza con brie, alcachofas con roquefort y queso - una de cada -), especialmente logradas, cada cual más buena. Y, de postre, un coulant de chocolate con helado de vainilla y chocolate deshecho por encima, que el coulant no entiende de dietas. Para acompañar todo esto, dos copas de vino y una botella de agua natural. En total 44€. No es barato, cierto, pero nos han salido mucho más caras otras comidas de 15€ por persona.

teresa carles

teresa carles

Me quedo con las ganas de probar su brunch. Con una carta igualmente sabrosa y apetecible, me da la sensación que tiene que ser una experiencia que merece la pena. Para comerlo quizás en la mesa grande que hay en la entrada, entre parte de su cocina (donde preparan las ensaladas, desayunos, zumos...) y la pequeña muestra de aceites, mermeladas, aceitunas y demás que vienen directos de Becaire d'Urgell. Desayunar (brunchear?) allí, hojeando el periódico y mirando el vaivén de gente que pasa por la calle a través de sus grandes cristaleras me parece una excelente manera de empezar el fin de semana. Pero esto lo dejo para otro momento, lo añado a mi lista y salgo de ahí con el estómago lleno y una sonrisa bien grande. 


. dirección: c/ Jovellanos, 2 (entre Pelayo y Tallers), metros L1 y L2 Universitat 
. horario: todos los días, de 9h a 23.30h (brunch, de 9h a 14h y carta, de 12h a 23.30h)
. más informaciónhttp://www.teresacarles.com

teresa carles

teresa carles